Practicar Mindfulness en lo Cotidiano

La practica de Mindfulness o Atención Plena se ha popularizado desde hace unos años. El ritmo de vida acelerado y la distracción generalizada han puesto de manifiesto la conveniencia de poner en marcha sus técnicas. Mindfulness consiste en vivir en el aquí y el ahora, en disfrutar del momento y en relajar la mente. Su aplicación en actividades cotidianas puede ser muy útil para centrar la atención y tener una vida más equilibrada.  

stockvault-waterdrops-on-window134615

Los efectos de un mundo acerelado

Cada día estamos expuestos a una gran sobre estimulación: el ruido ambiental, el tráfico, el bombardeo publicitario, la hiper-conectividad tecnológica, la saturación de información… Demasiada actividad que agita la mente y crea desasosiego. 

Como resultado de ese mundo acelerado, se genera un estado mental predominantemente inquieto, en el que es muy difícil concentrarse en una sola cosa, y más aún vivir en el momento presente. La mente se mueve rápidamente por múltiples y cambiantes pensamientos, mientras estamos haciendo una cosa, estamos pensando en otra, se quieren abarcar muchas tareas , y finalmente se está en mucho, pero en nada en realidad.

Mindfullnes para bajar el ritmo

Entre esa prisa y desatención, el Mindfulness nos ofrece recursos que contrarrestan y redirigen el estado mental hacia la relajación y la concentración. Su práctica consiste en dirigir el foco atencional al momento presente, creando así un estado de distensión mental donde se disfruta de lo que ocurre.

Como resultado se adquiere una conciencia plena que favorece la satisfacción y la relajación, aumenta la eficacia y la consecución de propósitos. Esta práctica nos recuerda que la vida es mejor vivirla y saborearla, que incluso en la actividad más anodina se puede encontrar placer y paz mental. Al fin y al cabo es mejor disfrutar del viaje, y a veces simplemente pararse a mirar por la ventana como transcurre el tiempo. 

 

“La mente es como el agua, cuando está calmada y en paz puede reflejar la belleza del mundo. Cuando está agitada, puede tener el paraíso en frente y no reflejarlo”

David Fishman

Mindfulness en lo Cotidiano

 Aunque la atención plena o mindfulness se puede practicar mediante técnicas de meditación,  también se puede emplear en actividades cotidianas. Se trata de convertir situaciones rutinarias (como lavar los platos, hacer la compra o desplazarse en autobús) en momentos de observación, en los que se presta toda la atención al aquí y al ahora, centrándose en la actividad en sí. Aplicando esta práctica en las actividades del día a día, se va adoptando progresivamente un modo de vida en el que se disfruta del presente, se baja el ritmo, y se vive sin prisas.

 

stockvault-waterfall99599

-Pautas para practicar Mindfulness en actividades cotidianas-

 

  •  Adopta el compromiso de que cada día haya al menos una actividad de atención plena. No es necesario que sea siempre la misma, pero sí que todos los días se dé, especialmente cuando necesites paz mental.
  • En ese momento pon el foco atencional en el presente, observa todo cuanto te rodea, incluido tu estado interno. Si te distraes con otros pensamientos no pasa nada, simplemente vuelve a redirigir tu atención. 
  • Ten en cuenta que no se trata de no pensar, si no de pensar más lento y sobre aquello que está suciendo en el ahora, sin hacer juicios ni valores. Se trata de vivir inmerso en ese momento.
  •  Evita a toda costa distracciones. Si fuera necesario desconecta  todos los aparatos que puedan despistarte. Por un momento no mires el móvil, ni el reloj. 
  • Observa como con esta práctica tu mente se relaja, tu bienestar aumenta. Progresivamente adopta este modo de percibir en tu rutina. 

 

Fotos de: Merelize; Todor Todorov

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone