Hábitos para reducir el Estrés

Padecer estrés está a la orden del día. Resulta alarmante como con facilidad éste se incorpora en la cotidianidad de las personas, y hace que vivan en una tensión constante. Ocurre especialmente cuando se lleva un ritmo de vida muy acelerado,  o cuando las circunstancias superan los recursos personales. Es ahí cuando se hace necesario frenar,  de lo contrario estrellarse será algo inminente.

stockvault-seagulls-on-beach130875

¿Por qué aparece el estrés?

El estrés aparece como consecuencia de un nivel de energía desmedido y mal gestionado. En tareas orientadas a la acción y el trabajo lo óptimo es tener activación alta, que permite estar atento pero relajado, si se requieren esfuerzos extras es adecuado tener algunos breves picos en forma de alerta. Pero, ajeno a las tareas de mayor actividad,  es también necesario el descanso y la pausa, y es que para reponerse hay que tener momentos en los que los niveles de energía son más bajos y relajados.

El estrés nocivo se da cuando el nivel de energía se mueve principalmente entre la activación alta y la alerta, y cuando desaparecen o disminuyen los momentos de relajación. Es entonces cuando se adopta un ritmo de vida apresurado, y hasta lo más trivial estresa. 

Efectos del estrés 

Es fácil detectar que el estrés afecta a la calidad de vida, la señal más evidente es que una persona estresada se encuentra mal, y una muy estresada se encuentra fatal. Pero el estrés también provoca efectos a largo plazo, ya que deteriora el organismo y provoca envejecimiento prematuro.

Para empezar afecta a la salud cardiovascular, aumentando así el riesgo de enfermedades coronarias. Debilita al sistema inmunitario, por lo que se es más vulnerable a la enfermedad.  A nivel cerebral también tiene efectos devastadores. Daña a las neuronas, causando incluso su muerte. Debilita el hipocampo, afectando  a la memoria. Reduce el rendimiento cognitivo. Disminuye la cantidad de endorfinas, con lo que aumenta la probabilidad de padecer procesos depresivos.

Total, que un estrés elevado y constante no solo provoca malestar, sino que está provocando que la salud esté al borde del colapso.  Reducir sus niveles es fundamental, y cuanto antes se empiece mejor.

Poner el freno

 

stockvault--chairs136752

 

Es hora de empezar a frenar, bajar el ritmo y dedicar un tiempo a la salud y al bienestar. No valen las excusas, porque no hay nada más urgente ni importante que tener un estilo de vida que favorezca estar tranquilo

Cierto es que existen situaciones y problemas que llegan a desbordarnos, y es difícil no tener estrés en estos casos. No se trata de negar los problemas, sino de reducir el estrés en la medida de lo posible, y que a parte de los momentos de preocupación y búsqueda de soluciones, haya también momentos para la desconexión y relajación, precisamente para adquirir más lucidez y serenidad.  

La buena noticia es que reducir el estrés es más fácil de lo que se parece. ¿Cómo?, adquiriendo ciertos hábitos diarios, y además combinándolos con alguna técnica de relajación. Así se consigue tener un estilo de vida sosegado y equilibrado

 

– Hábitos cotidianos para reducir el estrés –

 

  • Establece metas objetivas a corto plazo:  Si tus expectativas son muy altas te acabarás agobiando. Ponte metas realistas y a corto plazo, es mejor ganar pequeñas conquistas que querer vencer a la primera. 
  • Practica aficiones: Las aficiones son, además de una forma de crecimiento personal, una válvula de escape ante el estrés. Ayudan a estar concentrados en solo una cosa, lo que crea un estado de felicidad y relajación.
  • Gestiona y organiza tu tiempo:  Una buena planificación es la clave de la efectividad. Merece la pena organizarse bien, pues ayuda a tener más tiempo y no tener que ir deprisa y agobiado de un lado para otro. 
  • Adopta un estilo de vida saludable: La salud influye directamente en el estrés. Come sano y duerme bien, evita obstaculizar la tranquilidad de estos momentos. Procura también practicar algo de deporte, tiene unos efectos calmantes excelentes. 
  • Dedica un tiempo cada día para ti: Todos los días disfruta de un momento de desconexión, donde no existan obligaciones, ni presiones, ni responsabilidades. Regalate ese momento de la manera que más te guste.

 

“El tiempo de relajarse es cuando no tienes tiempo para ello” Sidney J. Harris

Fotos de Merelize y Geoffrey Whiteway

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone